Visitas: 1098
Pulsera que te avisa cuando te estás quemando con el sol

¡Aplícate más crema solar! ¡Ponte a la sombra! Esos mensajes que siempre nos han dado las madres en la playa, ahora los da una pulsera que cuesta un euro.
Parece un arma digna de un superhéroe, pero es una de las últimas novedades para el cuidado de la piel. La pulsera Smartsun nos ayuda a no quemarnos con el sol, lo que está muy bien, habida cuenta de que, una vez en la piscina/playa/barco/chiringuito nos abandonamos a la hamaca y el mojito sin recordar en qué momento nos dimos crema por última vez.

El funcionamiento es sencillo: una pulserita realizada en un plástico biodegradable con una imprimación de un compuesto químico que va variando su color al cambio del pH originado con la absorción de la radiación ultravioleta UVA y UBV, lo que permite que reaccione como la propia piel. Cada vez que se aplica el protector solar sobre la piel, se aplica también sobre la pulsera. Su color original es amarillo. Si cambia a naranja, toca darse de nuevo la crema con FPS. Si se pone rosa, hay que quitarse del sol y cubrirse, porque existe el riesgo de quemarse. Una vez que la pulsera modifica su color, el cambio es irreversible, porque el dispositivo mide el total de radiación al que se ha estado expuesto y eso es algo que no tiene vuelta atrás.

La marca es sueca, pero la pulsera (que ya se vende en 18 países) ha sido desarrollada por investigadores de la Universidad de Strathclyde, en Escocia, con una tecnología patentada.
 
Las pulseras se pueden usar a cualquier edad y son aptas tanto para agua clorada de piscinas como en agua fresca o salada, y admiten todo tipo de protector solar, incluso en aceite. Se venden online desde la web de la compañía, en packs de 7 pulseras a un precio de 7 euros y son de un solo uso, incluso aunque no haya cambiado de color.

Después de un día de sol, hay que tirarla y utilizar una nueva en la siguiente ocasión.

También están disponibles en farmacias, en BodyBell y en centros con los que existen acuerdos como el de Carmen Navarro o los hospitales Quirón.